El rock de la cárcel

El rock de la cárcel - José Agustín

El rock de la cárcel – José Agustín

Yo era un sentimental irremediable e inventaba los dramas más pavorosos; además, los creía hasta el fondo y me consumía en la intensidad de mis gires.

-José Agustín

 

Nunca había leído a José Agustín (Guadalajara, 1944). Fue interesante leer El rock de la cárcel, porque es un libro autobiográfico —aunque en la contraportada se advierte que «es una autobiografía que puede leerse como estricta ficción»— en el que puedes conocer mucho sobre este escritor mexicano.

Vale la pena leer a alguien que estuvo en el taller literario de Juan José Arreola y que publicó su primera novela, La tumba (1964), a los veinte años de edad.

El libro El rock de la cárcel está compuesto por tres partes: Quién soy, dónde estoy, qué me dieron; Tienes que entrar para salir; y El rock de la cárcel.

En estas páginas podrás enterarte de cómo José Agustín se fue consolidando como escritor; conocer algunos detalles de su relación con Angélica María —eso sí que me sorprendió—; descubrir cómo eran los viajes de marihuana, LSD y hongos de este autor; enterarte de sus encuentros con otros escritores como Amparo Dávila, Gerardo de la Torre, José Revueltas, Carlos Fuentes y Hugo Argüelles; y saber cómo fue su estancia en la cárcel de Lecumberri.

José Agustín Ramírez Gómez, autor sumamente prolífico —perteneciente a la literatura de la onda— tiene un estilo muy auténtico y fluido; no solo escribió narrativa, también ensayo, guion de cine y dramaturgia.

A pesar de que a veces peca de arrogante, me divirtió mucho el libro. Ahora solo quiero leer más de este autor.

Si quieres conocer más sobre la vida de José Agustín, recomiendo mucho el siguiente reportaje realizado por Canal Once, donde entrevistan al autor, a su esposa Margarita Bermúdez, a sus hijos, y a otros escritores como Gerardo de la Torre, Enrique Serna, Elena Poniatowska, entre otros.

To Myriam Witcher

Señora Myriam Witcher,

I was totally blown away when I saw the video of you yelling your guts out, rooting for Donald Trump. I thought: “How can a Hispanic woman support a candidate who despises Latinos?”. The answer that came to my mind was plain and simple: “She wanted to be on TV and that’s why she willingly embarassed herself in front of the whole world (cause trust me, you got what you wanted, and even more! You are now viral!).

I hoped to forget about you, but then I saw the Telemundo interview where you talk about how “Mexico didn’t have to send people to the States cause Mexico is doing way much better than the U.S., even economically”. First of all, Mexico doesn’t send people to the States. The Mexicans (and many other Latinos; Colombians like you, for instance) choose to leave their country because they want to find a better place to live. I think it’s important for me to tell you that Mexico is NOT doing better than the States, specially economically! This really frightens me cause you are talking about things you don’t know and don’t understand. You’re not even Mexican for crying out loud, and you’re sending a message that is completely wrong, so if you don’t know anything about the situation, please remain silent or sit down and read a little, investigate about what is going on over here and then maybe you will be able to say a coherent sentence or two (I doubt it, though!).

After the Telemundo interview, you made me even more sick so I mocked you on my Facebook wall and wished people like you would stop embarassing Latinos. I, once again, hoped to forget all about you, but then I saw the CNN interview with Brooke Baldwin and that was the moment where I just couldn’t help myself and had to sit down and write you this letter. Hope you can understand everything, since evidently your English deja mucho que desear.

From what I saw, you can’t even understand the questions Brooke Baldwin is asking you. Also, you can’t even express yourself. I speak English and Spanish and I can kind of get your point (actually I can’t but let’s just leave it at that), but come on! How can you say “our country”? Is the U.S. your country? Were you born there? Didn’t think so. You were born in Colombia, therefore you will be Colombian-Hispanic-Latina till the day you die. Your last name doesn’t sound Colombian though, so I imagine you probably married an American guy and that is how you got your green card… But sorry, querida, your blood is Colombian. So no matter how much you think the U.S. is your country, it’s not: you are an immigrant! And those are the people Donald Trump wants to get rid of. Don’t worry though, I think you’re covered.

You said in one of the interviews that “we have to unite so we vote for the right person… I will support Donald Trump till I see him in the White House. And I love Trump”. It’s funny you show off your autographed magazine. It shows how desperate you are for attention. I hope people don’t unite and vote for a man who reminds me of Adolf Hitler (if you don’t know who he is please google him).

You can’t change who you are, Myriam. You are a Latina and you should be proud of it. Don’t fool yourself. I advise you to think twice before giving another interview. If you can’t understand the questions a news anchor is asking you, and if you can’t even speak English properly enough so that what you say can be understood, I really doubt you can understand what Donald Trump will do if he does get to the White House.

Que Dios te ilumine, mamita.
-A Mexican

P.S. Ya, en serio, ¿cuánto te pagaron?

circunloquio

“Manera de decir algo cuando se emplean para ello muchas explicaciones, por timidez o por falta de franqueza o de decisión: ‘No andes con circunloquios y di de una vez lo que quieres.'”

“Ambajes, rodeos.”

-Diccionario de uso del español María Moliner

Opiniones de un payaso

Opiniones de un payaso - Heinrich Böll

Opiniones de un payaso – Heinrich Böll

Mejor confiar en un payaso ateo, que te despierta temprano para que llegues puntualmente a misa, y que, cuando es necesario, nunca te escatima un taxi para ir a la iglesia.

-Heinrich Böll

Opinones de un payaso (1965) fue escrito por Heinrich Böll, escritor alemán que, de acuerdo con la cuarta de forros del libro, era un “ferviente católico”. Irónicamente, el personaje de esta novela, Hans Schnier, es un payaso ateo que le da con todo a la religión católica. Lo malo de esto es que Marie, su exnovia, es una chica muy católica, tan católica que aunque su propia religión la tachaba de puta e indescente por vivir en concubinato, ella seguía defendiéndola a capa y espada.

Hans tiene muchos problemas: Marie lo dejó, tiene la rodilla lastimada, está en crisis financiera y, para colmo, se queda sin trabajo. Por supuesto, al ser payaso, no deja de tener sentido del humor, así que varias veces te hará reír la desgracia de este personaje que, en medio de la desesperación, rebasa los límites y hasta cae en la humillación con tal de conseguir lo que quiere.

Es un libro interesante, gracioso, que te atrapa a pesar de tocar mucho el tema de la religión. Bendito Dios que esta última ha ido perdiendo fuerza y los individuos (no todos, pero sí muchos) ya no están dispuestos a seguir reglas tan estrictas y se atreven a vivir su vida como les venga en gana.

Muy recomendable, a pesar de que solo trata de la desgracia de este pobre payaso.

Celestino antes del alba

Celestino antes del alba, de Reinaldo Arenas

Celestino antes del alba, de Reinaldo Arenas

 

Sí, eso es lo peor, el miedo que nos tenemos unos a los otros. Si no fuera por ese miedo que yo tengo a que los demás me coman y que los demás tienen a que yo me los coma, a lo mejor hasta podríamos dormir un rato y todo.

-Reinaldo Arenas

 

Celestino antes del alba (1967), escrito por Reinaldo Arenas, es un must. La narración es tan fluida y la historia tan loca y surrealista que no puedes dejar de leerlo. Solo tardé dos días en terminarlo y hasta soñé con Celestino; con el narrador -cuyo nombre nunca es revelado, pero que imagino como un niño pequeño, soñador e indefenso-; con los abuelos malvados y la mamá suicida e infeliz.

En este mundo enfermo abunda el maltrato, el miedo, la suciedad, los insectos, los golpes y la muerte. La mayoría de los personajes viven con temor y vergüenza; otros, como el abuelo, viven llenos de odio. A pesar de esta atmósfera tan sórdida, el narrador es adorable. Su manera de pensar es inocente y enternecedora. No importa lo terrible que sea su vida, él se da permiso de soñar, de divertirse en medio del fango y los hachazos.

En cuanto a Celestino, él es un adolescente huérfano que, a falta de hogar, debe vivir con su primo (el narrador), su tía (la madre del narrador, que no tiene marido) y sus abuelos. El pobre Celestino es víctima de golpizas y abusos por parte del abuelo, quien siente mucha vergüenza porque su nieto quiere ser poeta. Celestino escribe sus poesías hasta en los troncos de los árboles, y el abuelo se dedica a talarlos para que no quede rastro alguno de las “mariconerías” de su nieto.

Este es el único libro de Reinaldo Arenas que fue publicado en Cuba. Algo notable es la forma en que los pájaros, las avispas, las arañas y todo tipo de insectos conviven con los personajes de esta historia. Además de animales y seres vivos, también hay fantasmas que andan rondando por la casa: son todos los primos del narrador y de Celestino; primos que el abuelo mató con su hacha.

Recomiendo mucho Celestino antes del alba y Viaje a La Habana. Solo he leído esos dos libros de Reinaldo Arenas y puedo decir que se ha convertido en uno de mis autores favoritos.

El escritor cubano, quien padecía SIDA, se suicidó a los 47 años en Nueva York.

Más info sobre Celestino antes del alba aquí.